El ojo de Fichte

El perro persigue su cola. De alguna manera sospecha que, si logra la mordida, resolverá la metafísica.

Compartir:

Escríbeme