Las babas de Pavlov

—¡A cenar! ¡Hoy hay solianka! Ay, mírate, querido, todo emocionado con la noticia. Anda, Iván, siéntate ya, que voy a servir. Y límpiate la baba, por favor, no seas desagradable. Eso. Buen chico.

Compartir:

Escríbeme