Plano cartesiano

Refieren sus biógrafos que se soñó en una ciudad desconocida, luminosa, contaminada. Que se vio arrastrado hacia el subsuelo, donde entró a un larguísimo coche carente de caballos. Que quedó atrapado entre la muchedumbre. Que pasó aterradas horas viendo cómo en cada parada entraban y entraban más personas. Que sintió cómo su cuerpo se comprimía hasta el infinito. Que despertó convencido de que el vacío no existe, de que vivimos en un pleno absoluto.

Compartir:

Escríbeme